¿Cómo invertir en la bolsa de valores?

Siempre he creído que la empresa privada es la punta de lanza del progreso. La mejor manera de apoyar el progreso es colaborando con empresas en las que creemos. Empresas que generen empleos y avances para la economía en general. Mejor aun cuando esa colaboración implica una relación ganar-ganar. Pienso que ese es el objetivo de invertir en la bolsa de valores.

Al invertir en una empresa en esencia estamos haciendo una de dos cosas. Por un lado podemos prestar dinero, inversión que se hace a través de títulos valores de renta fija o bonos. También podemos hacernos socios de tal empresa comprando una participación. Esto se logra a través de la compra de instrumentos de renta variable o acciones, justo lo que podemos hacer al invertir en la bolsa de valores.

Una bolsa de valores no es más que un mercado físico o electrónico donde se juntan oferentes y demandantes de títulos valores. Es importante resaltar que se trata de un mercado regulado y cada país tiene sus leyes o normativas al respecto.

Entre las bolsas más destacadas a nivel mundial está la New York Stock Exchange (NYSE) y Nasdaq. En los últimos años han surgido otras nuevas apostando a reducir costos para los inversionistas, tal como la Investors Exchange (IEX).

Ahora bien, hay algunas consideraciones importantes.

Elementos a tomar en cuenta para invertir en la bolsa de valores

Hay varios elementos que debes entender antes de hacer cualquier tipo de inversión:

Institución Financiera

Con seguridad habrás visto imágenes de un grupo de personas con tabletas electrónicas en mano o al teléfono. Por lo general están relativamente agitados mientras ven una pantalla y en ocasiones gritando de un lado a otro. Eso es propiamente el piso de la bolsa de valores. Las estaciones desde donde cada persona opera se conoce como “puesto”. Esos puestos pertenecen a otras empresas “miembros”, conocidas como casas de bolsa (broker/dealers).

Como inversionistas, nos perdemos la curiosa experiencia de formar parte de ese grupo. Aunque algunas bolsas permiten visitantes con ciertas restricciones. Una visita interesante.

Al momento de comprar o vender una acción, lo hacemos a través de las casas de bolsa. Estas a su vez efectúan la operación a través de los puestos antes mencionados. Las casas de bolsa han de estar debidamente registradas ante las autoridades según cada país. En los Estados Unidos la Securities and Exchange Commission (SEC) se encarga de regular a estas instituciones.

Para poder invertir, el primer paso es abrir una cuenta de corretaje de títulos valores con una casa de bolsa. Los requisitos tienden a ser muy parecidos a los que solicita un banco comercial para abrir una cuenta corriente (de cheques) o ahorro.

Dependiendo del monto a invertir, existen diversas opciones según tus necesidades.

Robo-Advisors

Estas entidades están enfocadas en personas que necesitan solo orientación automatizada sin necesidad de conversar con un corredor o asesor.

Firmas de corretaje electrónico

Son un poco más sofisticadas y sirven tanto a clientes que pueden invertir por su cuenta con una plataforma más elaborada, como a clientes que requieren de orientación especializada.

Casas de Bolsa de servicio completo (Full-Service Broker/Dealers)

Estas entidades tradicionales suelen atender a sus clientes a través de un profesional calificado y debidamente registrado para apoyar con las necesidades de inversión.

Dependiendo de tus necesidades y objetivos, una de esas tres opciones puede ser la más indicada. 

Custodio

Antes de abrir la cuenta, es importante que sepas no solo los detalles de la institución financiera que te apoyará con la compra y venta de acciones (casa de bolsa). Es muy importante tener claridad y consciencia respecto a donde será resguardado tu dinero y acciones.

En el mercado de capitales esto se conoce como "custodio". No es más que una empresa debidamente registrada y regulada que cuida tus inversiones.

En los Estados Unidos existen diversos custodios: Depository Trust Company (DTC), Apex, Cor Clearing, Intl FCStone, Bank of New York Mellon, entre otros.

Entender donde está resguardada tu inversión es clave.

Garantías de Protección

Al momento de invertir, el riesgo financiero te corresponde a ti como inversionista. No obstante, en caso de algún problema con la entidad financiera – casa de bolsa o custodio – con la cual trabajes, puede que existan ciertos mecanismos de protección si algo le pasa a dicha entidad.

En Estados Unidos existe la Securities Investor Protection Corporation (SIPC), entidad sin fines de lucro a la cual estan suscritas la gran mayoría de las casas de bolsa en el país. SIPC se encarga de proteger a los inversionistas en caso de que alguna de las entidades con la cual trabajes se vaya a la quiebra. Es importante que preguntes siempre qué garantías de protección te ofrecen.

Vale aclarar que dicha protección no es ante fluctuaciones de precios en tus inversiones. La protección es ante una eventual quiebra de la entidad que te presta el servicio. Nadie aspira que eso ocurra, pero en momentos de crisis – tal como ocurrió en la Crisis Subprime – sabemos que es una posibilidad.

Recomendaciones adicionales 

Ya entendiendo con cual entidad vas a trabajar, donde estarán resguardados tus títulos valores y que garantías de protección tienes, hay un par de detalles extras que debes considerar.

Para mayor seguridad, sugiero que consideres siempre trabajar con lo que se conoce como “cuentas segregadas”. Son cuentas de inversión que están completamente a tu nombre y a la que puedas acceder con fluidez para revisar tu inversión y dinero disponible.

Adicionalmente, es importante que tengas un plan financiero definido. Esto permitirá mayor claridad respecto a la estrategia de inversión que más se adapte a tus objetivos.

La planificación al momento de invertir en la bolsa de valores es importante. Fallar en planificar es planificar para fallar.